profundidad del neumáticoEl neumático es una de los elementos de seguridad activa más importantes de un vehículo, por ello su buen uso y correcto mantenimiento debe ser una labor prioritaria para el conductor. A veces, por desconocimiento o dejadez, se descuida dicha labor. Los neumáticos son el único punto de contacto del vehículo con la carretera, y para garantizar su seguridad se deben mantener adecuadamente los neumáticos.

El mantenimiento adecuado de los neumáticos contribuye a aumentar considerablemente el rendimiento y la economía de un vehículo, y los beneficios en cuanto a la seguridad son mayores que su coste. El hecho de no reemplazar neumáticos gastados o dañados pueden tener consecuencias graves en cuanto a la seguridad.

Tanto los distribuidores como los consumidores desempeñan un papel vital en la seguridad de los neumáticos, y hay varios factores que pueden comprometer el funcionamiento seguro de un neumático.

Cuida tus neumáticos

Los conductores pueden realizar fácilmente la mayor parte del mantenimiento necesario para un neumático durante su vida útil, sólo es imprescindible acudir a un especialista cuando hay un problema o cuando llegue el momento de su sustitución.

Mantenimiento de los neumaticosAunque los neumáticos modernos son muy resistentes, los pinchazos siguen sucediendo y es importante que un especialista en neumáticos realice una comprobación para ver si un neumático pinchado debe ser desechado o si puede ser reparado con total seguridad.

Si un neumático presenta señales de fatiga, este neumático no debe ser utilizado. Hay muchos factores que inciden en el tiempo de vida útil de un neumático, incluyendo el tipo de vehículo, las superficies y el estilo de conducción, por lo que los conductores deben estar atentos y realizar controles periódicos.

Las carreteras son lugares imprevisibles, a veces con presencia de elementos cortantes o con grandes baches que pueden dañar el neumático. Es importante inspeccionar los daños que podría haber provocado cualquier impacto.

El desgaste anormal o irregular de los neumáticos puede indicar un problema de alineación, de equilibrado o una presión incorrecta de los neumáticos. No obstante, a veces no es posible detectar que un factor mecánico está afectando a los neumáticos hasta que se ha producido un desgaste indebido. Asimismo, también puede salirnos caro circular con una presión de inflado incorrecta, lo cual puede producir un desgaste irregular o demasiado rápido de las cubiertas.

Para un mejor rendimiento, se debe instalar el mismo tipo de neumático en las cuatro ruedas y se debe observar cualquier diferencia en la presión recomendada entre las ruedas delanteras y traseras, además de vigilar las condiciones de carga. Esto es especialmente importante cuando se cambia de neumáticos de verano a neumáticos de invierno.

Es esencial que los consumidores revisen periódicamente sus neumáticos, y también que sean inspeccionados regularmente por especialistas, o inmediatamente si detectan cualquier daño o señales de fatiga.

¿Quieres saber más?