Neumáticos de invierno: No solo pensados para la nieve

Además de la opción más segura para conducir en los meses más fríos del año, los neumáticos de invierno también son una alternativa legal a las cadenas para circular sobre nieve. Ante condiciones climatológicas adversas, cuando las cubiertas estándar pierden adherencia, los neumáticos de invierno aumentan el control del vehículo y la movilidad gracias a sus especiales características en cuanto a compuestos de goma y escultura de la banda de rodadura.

Más del 90% de los conductores europeos reconocen que los neumáticos juegan un papel fundamental en la seguridad de sus vehículos.
Y la importancia de los neumáticos cuando llega el invierno y las bajas temperaturas es todavía mayor. Por ello, con el objetivo de fomentar la seguridad vial en las carreteras, disminuir el número de víctimas en accidentes de tráfico y asegurar la movilidad, los fabricantes de neumáticos aconsejan el montaje de neumáticos de invierno durante los meses de climatología adversa.

Este tipo de neumáticos, gracias a los compuestos con los que están fabricados y al diseño de su banda de rodadura, superan ampliamente la eficacia de los neumáticos estándar cuando la temperatura es inferior a los 7ºC, ya sea sobre carreteras secas, mojadas, heladas, con barro o con nieve. Garantizan así las principales cualidades que los conductores demandan de sus neumáticos, especialmente cuando las condiciones de adherencia se complican: capacidad de tracción, control en todas las circunstancias y posibilidad de detenerse con seguridad.

Cada vez más populares

Los neumáticos de invierno tienen cada vez mayor aceptación en Europa, donde suponen más del 30% de las ventas totales. En España, sin embargo, esta cifra apenas representa el 3% del total, a pesar de que su uso está legitimado por la ley, y de que en muchas regiones de la Península Ibérica se dan las condiciones climatológicas y de orografía que hacen recomendable la utilización de neumáticos de invierno para mejorar la seguridad.

El motivo principal de esta situación es el desconocimiento de las prestaciones reales de los neumáticos de invierno por parte del consumidor, que sigue asociando estos neumáticos a una utilización únicamente para carreteras nevadas. Entre los usuarios que sí conocen las ventajas de los neumático de invierno, se citan otros factores que dificultan su implantación, como la diferencia de precio que existe entre un juego de neumáticos de invierno y un juego de cadenas –diferencia que se anula si tenemos en cuenta que las cadenas son una solución puntual y los neumáticos de invierno garantizan la movilidad y la seguridad durante toda la temporada invernal–, o el desconocimiento de los servicios de “guardería del neumático” que se ofrecen en muchos talleres como solución a los problemas de almacenamiento cuando llega la temporadade verano.

Además, a diferencia de otros países europeos, la política actual sobre seguridad vial en España no contempla regulaciones específicas para condiciones invernales, aunque las autoridades de Tráfico ya incluyen la recomendación de utilizar neumáticos de invierno, cuando hasta ahora únicamente se proponían las cadenas como solución de emergencia.

Características de los neumáticos de invierno

Un neumático de invierno está diseñado principalmente para conseguir un rendimiento superior al de un neumático convencional en condiciones invernales, esto es, con bajas temperaturas o con cualquiera de las condiciones climatológicas adversas que el conductor puede encontrarse en la carretera durante el invierno.

Esto quiere decir que un neumático de invierno ofrece mejor capacidad para iniciar el movimiento de un vehículo (tracción), mantener la trayectoria (adherencia) o detener el movimiento (frenada) que un neumático estándar no sólo con asfalto seco y temperaturas bajas, también cuando la carretera está húmeda, cuando llueve, o cuando en la calzada hay hielo o nieve.

Características de los neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno: Identificación y marcaje

Neumático de invierno pictograma M+SLos neumáticos de invierno se distinguen actualmente por un marcaje “M+S” y un pictograma que representa una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior, denominado “3PMSF” (de las siglas en inglés de “3 Peaks Mountain Snow Flake”).

La inscripción “M+S” (en algunos casos puede aparecer también como “MS” o M&S) proviene de las siglas de “Mud and Snow” (barro y nieve). Un neumático marcado como “M+S” es un neumático de invierno según las normativas europeas, pero sus prestaciones en condiciones invernales no han sido sometidas a prueba.

El marcaje “3PMSF” garantiza que el neumático ha sido sometido a un proceso de homologación según el método de certificación ETRTO European Ture Run Technical Organisation en el que se ensayan las prestaciones del neumático en condiciones invernales. Para ser homologado como un neumático de invierno, han de superarse unos niveles mínimos de rendimiento definidos por la reglamentación, por lo que los neumáticos marcados como “M+S” con el logotipo “3PMSF” son neumáticos aptos también para nieve intensa.

Evento Cambia de hábitos, cambia de nuemáticos.