El neumático es uno de los elementos fundamentales para garantizar la seguridad a la hora de movernos en moto, por lo que un correcto mantenimiento y una vigilancia constante son imprescindibles para  viajar con tranquilidad.

La garantía de la seguridad en carretera requiere que todos los componentes que hacen posible su movimiento estén perfectamente equipados y mantenidos. Los neumáticos de las motos son piezas claves en este aspecto y sus conductores deben ser conscientes de la importancia de mantenerlos en buen estado.

El director general de la Agrupación de Fabricantes de Neumáticos (AFANE), José Luis Rodríguez, señala que “el mantenimiento adecuado de los neumáticos contribuye a aumentar considerablemente la seguridad. El hecho de no reemplazar neumáticos gastados o dañados, por las prisas, por pereza o por intentar ahorrar dinero, pueden tener consecuencias graves en cuanto a la seguridad”.

De este modo, tanto los distribuidores como los consumidores desempeñan un papel esencial en la seguridad de los neumáticos. Desde AFANE recuerdan que las carreteras son lugares imprevisibles, a veces con presencia de elementos cortantes o con grandes baches que pueden dañar el neumático. Es importante inspeccionar los daños que podría haber provocado cualquier impacto.

Uno de los aspectos a tener en cuenta en el cuidado de los neumáticos de la moto es mantener una presión correcta, para reducir el riesgo de perder el control. Asimismo, se protege a los neumáticos de un desgaste prematuro y de daños irreversibles en la construcción interna. Se debería revisar la presión al menos una vez al mes, cuando los neumáticos estén fríos, ya que esta aumenta automáticamente con el neumático caliente, y el resultado no sería correcto. También hay que crear el hábito de verificar los neumáticos antes de un viaje.

Circular con una presión inferior provocará una gran inestabilidad, hará que la resistencia al movimiento aumente y por ende se consuma más gasolina y aumentará el calentamiento con la consecuente disminución de la vida útil de los neumáticos. En casos de que la presión se encuentre muy por debajo de la recomendada, además aumentará la posibilidad de sufrir un destalonamiento o un reventón. Una presión superior a la recomendada hará que el caucho no absorba las imperfecciones de la calzada, generando incomodidad y riesgo al conducir y aumente la distancia de frenada.

Otro factor clave es controlar el desgaste que los neumáticos de la moto sufren con el tiempo de uso. La normativa española indica que el dibujo de la banda de rodadura debe ser visible, pues en otro caso se produce en una pérdida importante de agarre, fundamentalmente en la utilización con pavimento mojado, así como vibraciones en la dirección. Recordamos además que no cumplir este requisito es motivo de sanción.

En los neumáticos de las motocicletas, es muy importante controlar que el desgaste se produzca de manera homogénea en la parte central y en los hombros, ya que estos juegan un papel fundamental en el trazado de las curvas

Además de los desgastes, el neumático puede sufrir daños que son visibles desde el exterior y que indican un posible deterioro de su composición, que afectan a la seguridad. Estos pueden ser rotura de carcasa o daños localizados, como cortes en su estructura, o grietas en la goma.

Por último, desde AFANE recuerdan que “es esencial que los consumidores revisen periódicamente sus neumáticos, y también que sean inspeccionados regularmente por especialistas o, inmediatamente, si detectan cualquier daño o irregularidad”, concluye Rodríguez. Los expertos también aconsejan la utilización de neumáticos “Premium” para mejorar en seguridad, confort, medio ambiente y economía.

Deja un comentario

*