El 1 de noviembre de 2012 entraba en vigor la Etiqueta Europea del Neumático, una herramienta para que los automovilistas y los profesionales del sector tuvieran conocimiento de la calidad y prestaciones de sus neumáticos. Han pasado más de 6 años, y según un estudio europeo encargado por ETRMA, la patronal europea del sector, el sistema de etiquetado aún es poco conocido.

El estudio señala que el sistema de etiquetado europeo ha ido evolucionando, pero en estos años no se ha producido un aumento significativo del uso de los neumáticos de mejor clase. Las etiquetas E-C siguen siendo las más habituales en Europa, por lo que el informe subraya la necesidad de que el sector siga divulgando los objetivos de la Etiqueta del Neumático.

El informe, impulsado por ETRMA, ha sido elaborado por el Grupo Lizeo, que analizó, entre 2012 y 2017, 400.000 etiquetas de neumáticos de los 28 países que forman parte de la Unión Europea. Uno de los datos más significativos que se extraen del informe es que se detectó la presencia en el mercado de etiquetas intercambiadas para la resistencia a la rodadura y a la adherencia en superficie mojada. La primera afecta directamente al consumo del carburante y las emisiones de CO2, y la segunda a la distancia de frenado sobre suelo mojado, algo que influye claramente en la seguridad. Ambos indicadores deben ser tenidos en cuenta de forma conjunta.

El informe concluye que la Etiqueta del Neumático sigue siendo una “herramienta joven” y no es lo suficientemente conocida ni entre los conductores ni entre los profesionales del sector del motor. Fazilet Cinaralp, secretaria general de ETRMA, es tajante “viendo el estudio, está claro que el Etiquetado del Neumático aún necesita establecerse y que el mercado tiene que conocer los beneficios que trae el uso de neumáticos de la mejor calidad, que combinan la mejor resistencia a la rodadura y la adherencia en superficie mojada. También es necesario reconocer que, dado que estos atributos son interdependientes, es un enorme éxito tecnológico poder crear neumáticos de alta calidad que sean eficientes y a la vez mejoren la seguridad vial”. La secretaria general de ETRMA se lamenta de que “desgraciadamente, el estudio muestra que existe una escasa conciencia por parte del consumidor, no solo de la Etiqueta del Neumático, sino, también del hecho de que los neumáticos son un producto altamente tecnológico con una considerable diferencia en el rendimiento, y no solo en el precio. Así que el enfoque principal del sector debe ir encaminado a hacer más esfuerzos para divulgar los beneficios del etiquetado para llegar a los clientes, antes de pensar en agregar clases nuevas y más ambiciosas”.

La industria también sostiene que debería haber una mayor vigilancia del mercado. El estudio del Grupo Lizeo ha revelado que cerca de 4.000 neumáticos estaban mal etiquetados. El informe indica la necesidad de una mayor confianza de los conductores, y los fabricantes, así como de una mejor aplicación de la legislación de la UE, ya que el 9% de los neumáticos examinados no cumplían las normas.
El informe llega en un momento oportuno, ya que la Comisión Europea ha propuesto un cambio en las clases del etiquetado de los neumáticos. Sin embargo, en este sentido, Fazilet Cinaralp cree que “sería prematuro cualquier cambio en las clases de las etiquetas”.

Datos Clave del informe:
– En 2012-13 la etiqueta más común en los neumáticos de los automóviles fue la E-C. La E mide la resistencia de la rodadura y la C la adherencia a la superficie mojada. En 2017 esta etiqueta seguía siendo la más común, constituyendo alrededor de una cuarta parte del mercado de neumáticos para automóviles.
– Menos del 0,1% de todos los neumáticos están etiquetados como A-A, mientras que más del 98% de todos los neumáticos están todavía por debajo de B-B.
La Etiqueta del Neumático fomenta la competencia y diferencia los productos en función del rendimiento, proporcionando a los consumidores la oportunidad de tomar decisiones con información valiosa para su seguridad. Una evolución del mercado hacia neumáticos de mayor calidad podría tener un impacto positivo significativo tanto en el medio ambiente como en la seguridad vial.

¿Para qué sirve la Etiqueta del Neumático?

En el fondo, dicha etiqueta no es más que un sistema estandarizado, similar a la etiqueta energética de los electrodomésticos que incluye información completa y especificaciones sobre tres aspectos: los niveles de eficiencia de un neumático en el consumo energético (de combustible) del vehículo, la adherencia sobre suelo mojado y el ruido exterior que produce. Se trata, en definitiva, de una herramienta que contribuye a la mejora de la seguridad vial, el medio ambiente y que genera transparencia al ofrecer de forma clara la información de los fabricantes de neumáticos a los automovilistas y los profesionales de los talleres mecánicos. (En este enlace puedes ver un vídeo en el que te mostramos cómo leer la Etiqueta del Neumático)

Deja un comentario

*