El neumático, como único punto de contacto del vehículo con la carretera, cumple una importantísima función de cara a la seguridad vial, pero también para la reducción del consumo de carburante y de las emisiones de CO2 a la atmósfera asociadas a dicho consumo. Sin embargo, todos los neumáticos no son iguales, ni contribuyen de la misma manera en la consecución de dichos objetivos.

Fiel a su compromiso con la defensa de los consumidores, el legislador comunitario ha adoptado diversas medidas encaminadas a limitar el uso de los neumáticos menos seguros y eficientes en la Unión Europea. De este modo, y en virtud del contenido del Reglamento (CE) nº661/2009, a partir del próximo 1 de noviembre de 2018 no se podrán vender neumáticos de turismo y camioneta dentro de la UE, de clase “F” en resistencia a la rodadura, así como aquellos de clase “E” de camioneta cuyo coeficiente de resistencia a la rodadura sea superior a 9.

La legislación europea atribuye a los neumáticos de baja resistencia a la rodadura un papel esencial a la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del tráfico por carretera”, comenta José Luis Rodríguez, director de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos. “No en vano, casi el 20% del consumo de combustible de nuestros vehículos tiene que ver, precisamente, con este factor, por lo que cualquier mejora en las cubiertas se notará rápidamente en nuestro bolsillo. Por ello, la prohibición de comercializar en el territorio de la UE aquellos neumáticos menos eficientes contribuirá no solo a reforzar el papel del consumidor, sino a mejorar la calidad del aire que respiramos”.

Etiqueta del neumático: aliado a la hora de elegir neumáticos

Hablando de neumáticos, solo es posible cumplir con los objetivos marcados por la legislación europea, tanto en el plano de la seguridad, como en el de la reducción de las emisiones de CO2 y la disminución del ruido del tráfico, si nos apoyamos en una herramienta clave como la Etiqueta del Neumático, un sistema concebido para informar al consumidor sobre las diferentes prestaciones de los nuevos neumáticos que va a adquirir, primando la adquisición de aquellas cubiertas de mayor calidad y prestaciones.

En vigor desde 2012, el sistema especial de etiquetado para los neumáticos ayuda a los usuarios a conocer y poder elegir el producto que mejor les conviene tanto desde el punto de la eficiencia energética como la seguridad. “La prohibición de vender esos neumáticos menos eficientes en el mercado europeo pone nuevamente de relieve la labor informativa y de protección de los intereses del consumidor de la Etiqueta del Neumático, a cuyo conocimiento hemos contribuido decisivamente con campañas específicas de comunicación tanto para automovilistas como para profesionales desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos”, añade Rodríguez.

La Etiqueta del Neumático es una herramienta fundamental a la hora de equipar nuestros vehículos con unos neumáticos que nos aporten las mejores prestaciones: que sean a la vez seguros, duraderos, eficientes y respetuosos con el medio ambiente”, concluye.

 

Deja un comentario

*