Seguridad, sobre todo, y economía. Son los dos motivos principales por los que la Comisión de Fabricantes de Neumáticos defiende la importancia de los neumáticos nuevos frente a los usados. Algo que también recuerda la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a través de su iniciativa #NoCuela.

Entre los aspectos que deberían desincentivar su compra, destaca sobre todo que el nivel de seguridad de los neumáticos usados es inferior al de unos nuevos neumáticos. La razón es que se desconoce el uso que se les ha dado mientras rodaban con otro coche. Además, las visitas al taller se multiplican. Si, por ejemplo, con neumáticos nuevos hay que ir cada 50.000 km, con uno de 5 mm de dibujo habría que ir cada 26.500 km.

Por otro lado, en cuanto al aspecto económico, el precio por milímetro de goma útil de unos neumáticos usados es al menos similar y, en ocasiones, incluso superior al de unos neumáticos nuevos.

Según José Luis Rodríguez, director general de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos, “el uso de neumáticos de segundo mano no es preferible frente a los de primera mano tanto por motivos de seguridad como económicos. En cualquier caso, si el usuario decide realizar la compra de neumáticos de segunda mano, debe saber que existe la opción de solicitar el cumplimiento de la norma UNE (UNE 69051) que, al menos, garantiza la revisión de algunos aspectos”.

Si, a pesar de estos condicionantes, el comprador decide adquirir neumáticos usados, tiene que verificar la fecha de fabricación, indicada en el lateral con un número de 4 cifras. Las dos primeras son la semana del año y las dos últimas el año de fabricación.

Además, debe asegurarse de que tanto el tamaño del neumático como el índice de velocidad se corresponden con el de su vehículo y comprobar que no está comprando unos de invierno por unos de verano o viceversa.

Deja un comentario

*