El 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje. Es una fecha que cada año adquiere más relevancia en el calendario. Desde todos los ámbitos se trabaja sin descanso por el reciclaje de elementos que, de otro modo, serían desechados, generarían más basura y un mayor deterioro del planeta.

Cuando reponemos un neumático debemos pensar en la ‘vida que le espera después de aparcarlo’. La mayoría de nosotros cambiamos los neumáticos en el taller y nos desentendemos completamente de lo que se hace después con ellos, pero todavía les queda mucha vida, además desde 2006 los neumáticos no pueden eliminarse en vertederos.

En la Comisión de Fabricantes de Neumáticos entendemos que el reciclaje no es una opción, sino una obligación social, además de una gran oportunidad. Por ello, una de nuestras prioridades es fomentar, apoyar y divulgar acciones encaminadas a la mejora del medioambiente.

Es verdad que el caucho, la materia prima del neumático, es muy longevo, por lo que se le pueden dar múltiples usos para fomentar la economía circular: una segunda y tercera vida útil a productos que inicialmente no la tendrían. Hay infinidad de usos aparejados a nuevas modas y estilos de vida. Por ejemplo, firmas de moda y calzado que apuestan fuerte por el reciclaje y que usan el caucho para fabricar bolsos, prendas de ropa o suelas de zapato. Otra vida que se le puede dar es convertir esta goma en suelo para instalaciones deportivas o parques infantiles. Además de lo anterior, mediante pirólisis del caucho, se consigue también acero, gas, negro de carbón o aceite para procesos de producción en sectores industriales.

El asfalto de carreteras es quizá uno de los procesos de reciclaje más conocido pero aún poco utilizado a pesar de su enorme potencial y de las ventajas técnicas, ambientales y económicas que tiene. Otros servicios que también pueden darse a los neumáticos fuera de uso son tan diversos como barreras de protección en circuitos, balsas de almacenamiento de aguas pluviales, relleno de terraplenes, vías ferroviarias, construcción de taludes…

En este sentido, valoramos la labor de reciclaje realizada por SIGNUS Ecovalor, una entidad sin ánimo de lucro, creada hace 15 años gracias al impulso de los principales fabricantes de neumáticos. Esta entidad recoge anualmente cerca de 200.000 toneladas de neumáticos procedentes de talleres de toda España que lo soliciten para darles una segunda vida.

SIGNUS apuesta también por la educación ambiental entre los más jóvenes. Les enseñan cómo el neumático pasa de ser un residuo a ser un valioso recurso para otra empresa que lo necesite como materia prima y les da conocer cuáles son sus procesos de reciclaje y los distintos usos que se les da a los neumáticos. Una labor fundamental porque ellos serán quienes hereden este planeta que entre todos debemos hacer sostenible.

Deja un comentario

*