El neumático, también conocido como cubierta, llanta, caucho o goma, es una pieza de caucho que se coloca en las ruedas de los vehículos y máquinas. Su función principal es permitir un contacto adecuado por adherencia y fricción con el pavimento, posibilitando el arranque, el frenado y la guía. El neumático es parte importante de la seguridad pasiva; su estado y mantenimiento influyen directamente en el compartimiento y las prestaciones que podamos exigirle a la hora de necesidades de emergencia o conducción en suelos mojados. Los neumáticos han evolucionado a lo largo de los años, desde los más sencillos hasta los más sofisticados que podemos encontrar en la actualidad. Vamos a hacer un recorrido por su historia.

Las ruedas llevan miles de años de uso, pero la idea del caucho en el borde exterior no se usó hasta el siglo XIX. Respecto a quién lo inventó, existen algunas dudas, ya que parece que diversas personas en lugares distintos del mundo tuvieron la idea de usar el caucho casi a la vez.

1839

Los pasos más importantes los dieron, en primer lugar, Charles Goodyear, que en 1839 descubrió la vulcanización, el proceso mediante el cual el caucho se mezcla con azufre y se le aplica calor y presión, lo que mejora su resistencia. Antes de esto se había empezado a usar goma natural para recubrir las ruedas de madera o de acero, pero se desgastaban fácilmente y no parecía que fuera a tener mucho futuro.

1845

Después, hay diversos nombres propios que contribuyeron al desarrollo del neumático. En 1845 el ingeniero escocés Robert William Thomson patentó la primera llanta neumática. Pero no fue hasta unos años después cuando este éxito se comercializó gracias a John Boyd Dunlop, veterinario e inventor también escocés, que desarrolló el primer neumático con cámara de aire para la bicicleta de su hijo.

1889

En 1889 Dunlop patentó el neumático con cámara de aire. Dos años después, los hermanos André y Édouard Michelin patentaban los neumáticos desmontables sobre la base de la bicicleta.

1895

Y en 1895, Michelin añadía otro capítulo a la historia del neumático al incorporar por primera vez los neumáticos con cámara de aire a un coche. En esos mismos años, en Alemania, Continental fabricaba también su primera rueda neumática para bicicletas.

1898

En 1898 nacía la compañía Goodyear Tire & Rubber Company que comenzó fabricando neumáticos para bicicletas y en pocos años se convertiría en la empresa de neumáticos más grande de la época.

Evolución del neumático durante el siglo XX

Ya en el siglo XX el neumático empieza a evolucionar…

1910

Sobre 1910, Goodyear y Firestone desarrollaban unos neumáticos con talón con costados rectos o semirrectos, que mejoraban su rigidez. También en esos años se incorporó el negro de carbón a los neumáticos, un gran avance para aumentar su resistencia a la abrasión y al desgaste (hasta ese momento los neumáticos eran blancos). Asimismo, aparecieron los primeros con dibujos, que hacían la conducción más sencilla y segura, sobre todo, cuando llovía.

1937

En 1937 Michelin inventó la carcasa de acero y unos años más tarde, en 1946 inventó y patentó la llanta radial, utilizada desde entonces por todos los fabricantes de neumáticos. En 1955 aparece el primer neumático sin cámara de aire, conocido como tubeless.

1962

En 1962 Bridgestone desarrolló sus primeras llantas de estructura radial en acero japonés para camiones y autobuses y a mediados de 1964 creó los primeros neumáticos de estructura radial para vehículos particulares.

1972

En 1972 Continental lanzó el primer neumático de invierno sin clavos, conocido como ContiContact.

Años 80

Ya en los años 80, Pirelli inventó los neumáticos de perfil bajo, una innovación tecnológica fundamental, que permite reducir la altura de los flancos.

1992

En 1992, Goodyear puso a prueba el primer neumático sin aire que permite, después de un pinchazo, seguir rodando a velocidad reducida durante un número limitado de kilómetros.

1993

En 1993 Michelin asocia un sílice original y un elastómero sintético, mezcla que permitió fabricar neumáticos que presentan una baja resistencia a la rodadura (permitirá a la larga disminuir el consumo de combustible), y una buen adherencia sobre suelos fríos, sin perder su calidad de resistencia al desgaste.

1999

En 1999 Dunlop crea la tecnología Warnair, el primer sistema que alerta en tiempo real de una pérdida de presión con avisos visuales y acústicos. Más tarde, Continental lanza al mercado un modelo que incorpora un sistema que mide la presión y manda una señal al cuadro de mandos.

Avances de los últimos años

El neumático sigue evolucionando gracias a la investigación y la tecnología de los grandes fabricantes. Algunos de los avances más significativos en los últimos años han sido lograr que no se deforma bruscamente cuando pierde presión de forma repentina (run-flat), la tecnología autosellante incorporada por varios fabricantes, los neumáticos all-season para las cuatro estaciones del año y, con la captación de datos como referencia, un sistema de información completo incorporado que incluye sensores y algoritmos alojados en la nube, para comunicar en tiempo real, por medio de una aplicación, información sobre la identificación y el estado de los neumáticos (desgaste, temperatura, presión). ¿Lo siguiente? En camino, en algún laboratorio de investigación.

 

Deja un comentario

*