Un informe realizado por la Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Productos de Caucho (ETRMA) refleja que España es el quinto país de la Unión Europea (UE) en tratamiento de neumáticos fuera de uso, con un volumen de 314.000 toneladas procesadas en 2009, un 10% más que la media de los países de UE.

El estudio indica que este volumen supone la totalidad del tratamiento de neumáticos, con la consiguiente “reducción del impacto medioambiental”. El 70% se ha destinado a las reutilización o reciclaje -el 50% se recicla, un 8% se reutiliza directamente y un 12% se recauchuta – y el resto, un 30%, se transforma en combustible alternativo para uso en cementeras. El informe apunta que la gestión adecuada a través de la red de plantas de recogida y tratamiento, y de los dos sistemas integrados de gestión existentes –Signus Ecovalor y TNU-, evita en España que estos desechos acaben en vertederos.

“Aunque el caucho se recicla cada vez más con nuevas aplicaciones, una gran parte del mismo se emplea como combustible alternativo con fines energéticos”, aseguró la directora general de la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER), Alicia García-Franco. “Para optimizar la capacidad tecnológica de las plantas de recuperación y reciclado de neumáticos fuera de uso, es necesario promover nuevos proyectos y concienciar a la sociedad de las opciones que ofrece el caucho reciclado”, añadió.

Por su maleabilidad y su polivalencia, al reciclar el caucho, las distintas fracciones de este material se pueden utilizar para la fabricación de suelos elásticos prefabricados en forma de baldosas, planchas o rollos, para pavimentos deportivos o parques infantiles. Además, las partículas de tamaño intermedio pueden dedicarse a rellenar campos de césped artificial, mientras que las más finas se usan como aditivo para mejorar la calidad de las mezclas asfálticas y como componente para la fabricación de piezas en la industria del caucho.

Deja un comentario

*