Los neumáticos, al igual que el resto de los componentes del vehículo, tienen un tiempo de vida determinado, pero en nuestra mano está ayudar a que sea más o menos prolongado. Aunque hay factores que influyen en su desgaste sobre los que no podemos influir -el clima o el tipo de vehículo que utilicemos-, en otros, fundamentales en su desgaste como la conducción y el uso que les demos, sí. ¿Quieres saber cómo hacer para aumentar la vida útil de tus cubiertas? Te damos 8 consejos que te serán de mucha utilidad.

1. Tipo de conducción: quizá sea el factor más determinante a la hora de cuidar su salud. Una conducción agresiva con múltiples frenazos, acelerones y cambios de ritmo constantes deteriorará de manera considerable el estado de tus neumáticos. Intenta llevar una conducción suave ya que, además de aumentar su tiempo de vida, ahorrarás grandes cantidades de combustible.

2. Utilizar la presión adecuada: Es otro de los factores más importantes. Debemos tener en cuenta que una presión excesiva producirá un mayor desgaste en la parte central, mientras que una presión demasiado baja lo hará por la parte exterior. En ambos casos, debido al desgaste irregular, se reducirá la superficie de contacto, disminuyendo así el agarre, lo que aumenta la distancia de frenada y empeora la seguridad, y reduciendo la vida útil del neumático. Para un desgaste menor es importante adaptar también la presión a la carga que lleve el vehículo.

3. Geometría de los ejes: un ajuste incorrecto en la geometría de los ejes, generalmente procedente de desajustes en la suspensión, puede provocar un desgaste irregular de tus ruedas. Puedes solucionar este inconveniente realizando un paralelo, lo cual evitará que se deterioren hasta 4 veces más.

4. Rotación de neumáticos: es recomendable rotar las cubiertas de tu vehículo cada 10.000 o 15.000 kms. En caso de desgaste irregular, es importante fijarse en cómo se ha producido el desgaste, ya que en cada vehículo se da de forma diferente, y realizar la rotación en función de ello.

5. Evita los fuertes apoyos en curva: si a la hora de tomar una curva dibujamos una trayectoria menos forzada, reduciremos de manera considerable el desgaste en el exterior de la banda de rodadura. De esta forma reducirás también el consumo de combustible.

6. Golpes o rozaduras: parece una obviedad, pero en muchos casos podemos evitar este tipo de situaciones poniendo más atención en nuestra conducción. Por ejemplo, a la hora de aparcar, podemos evitar que los neumáticos rocen con la acera o se “pellizquen”. Estos pequeños detalles pueden terminar derivando en problemas internos que reducirán considerablemente su tiempo de vida útil.

 

7. Válvulas y tapones: más allá de la estética de la rueda, los tapones protegen la válvula de la entrada de polvo o suciedad. Asegúrate de que están en su sitio y, en caso de que no, ocúpate de hacerte con unos nuevos.

8. Tipo de carretera: por último, el tipo de carretera que frecuentes también es importante. Si conduces con frecuencia por terrenos abruptos y montañosos, tus neumáticos se desgastarán hasta 5 veces más. Del mismo modo que no es lo mismo circular normalmente por ciudad que hacerlo por autopista, ya que el tipo de conducción en una y otra es muy diferente.

9. Frenos y amortiguadores: unos amortiguadores en mal estado provocan un desgaste irregular de los neumáticos, en diente de sierra que aumenta la distancia de frenada y empeora la seguridad  y reduce la vida útil del neumático. Algo parecido pasa con los frenos. Si se produce un bloqueo de los frenos se puede provocar un desgaste localizado que empeora la seguridad y reduce la vida útil del neumático.

En definitiva, como siempre decimos, recomendamos revisar con frecuencia el estado de tus neumáticos, al menos una vez al mes y antes de salir de viaje. Así evitarás sustos innecesarios y podrás asegurarte que se están desgastando como deben. Acuérdate también de vigilar la suspensión de tu vehículo y de conducir de manera suave. De esta forma no solo prolongarás su vida útil, también ganarás en combustible y, lo más importante, en tu seguridad y en la de los tuyos.

Deja un comentario

*